niños calle

¿Por qué es tan importante desayunar?


Los niños empiezan muy temprano su actividad, tanto física como intelectual, y eso requiere mucha energía. Por eso, para que puedan afrontar bien el día es vital que tomen un buen desayuno.

Cuando los niños se saltan el desayuno repercute negativamente en su aprendizaje y suelen mostrar dificultades en la capacidad de lectura, el uso de la memoria y el cálculo mental, además, falta de concentración, cansancio, nerviosismo, mal humor, mala memoria, etc.

Está demostrado que quienes omiten el desayuno o toman uno de baja calidad desarrollan malos hábitos alimenticios y presentan carencias nutricionales que pueden favorecer el sobrepeso y la obesidad, dando pie a un mal estado de su salud en la vida adulta.

Un desayuno balanceado debe proporcionar aproximadamente el 30% de las calorías diarias necesarias para el funcionamiento del cuerpo y proveer los nutrientes indispensables para un adecuado crecimiento y desarrollo de los niños. Por lo tanto, debe contener todos los grupos de alimentos, es decir, proteínas, carbohidratos y grasas.

Un buen desayuno puede ser huevo, el cual es rico en proteínas, una pieza de fruta (buena fuente de carbohidratos y fibra) y un vaso de leche, la cual contiene cantidades importantes de calcio, carbohidratos y proteína.

Otra opción podrían ser una quesadilla de queso Oaxaca y alguna fruta. La avena es una excelente opción, ya que aporta carbohidratos y fibra, por lo cual también se puede tomar en el desayuno, cocida con leche y endulzada con un poco de fruta.

Un desayuno completo y equilibrado es el mejor antídoto contra la obesidad infantil

Gran sorpresa