niños calle

Una nadadita


Siempre es bueno romper la rutina. Por ello, resultó maravillosa la invitación (26 de junio) que la señora Dacil hizo a los niños y niñas de nuestras dos casas hogar. Muy entusiasmados los pequeños se alistaron desde temprana hora para ira a nadar en una enorme piscina. Después de la refrescante nadadita, se deleitaron con pizza, arroz y tacos dorados. Más tarde se dieron vuelo jugando carreritas en espaciosos jardines. Un día inolvidable para todos. Gracias, señora Dacil por su generosidad.


niños abandonados niños abandonados