niños calle

    ¡A comer!

    En junio, los niños aprendieron a elaborar pizza; cada uno hizo la suya. Los más grandes apoyaron en la preparación de la masa, picar los ingredientes, rallar el queso y limpiar el área. La cocina siempre es un buen lugar para enseñarles respeto y responsabilidad, interés y las herramientas que les servirán para el resto de su vida. Fue un día emocionante y feliz para todos. Nuestra pizza quedó deliciosa.