niños calle

    El propósito de la vida es la felicidad

    Felices los que saben reír, porque nunca terminan de divertirse. Así estuvimos en la casa hogar al cierre de vacaciones, hicimos concursos y estuvimos llenos de alegría.